La segunda aparición del Museo del Hongo, que se está llevando a cabo en el Museo de Arte contemporáneo de Valdivia (MAC), Chile, a partir  del 11 de agosto, busca visibilizar la importancia de este fascinante y desconocido reino, de la mano de una interdisciplinaria e interactiva exposición en la que convergen las ciencias con el mundo del arte.

La muestra, denominada Aparición II, cuenta con obras inéditas del reconocido artista visual chileno Iván Navarro (46), quien a lo largo de su carrera ha explorado la dimensión estética y política de la electricidad. Esta vez, Navarro vuelve a sorprender con “Vigilantes”, donde propone una analogía con los espantapájaros que cuidan los cultivos, a través de la creación –con tubos fluorescentes– de tres figuras de vigilantes para el reino Fungi. Guardianes que se encuentran en un estado de dormancia, “estado del ciclo biológico de la espora, en el cual las actividades metabólicas se reducen para conservar energía, que será utilizada cuando se den las condiciones ambientales necesarias para crecer y desarrollarse”, explica el director y curador del museo, Juan Cristóbal Ferrer.

©Museo del Hongo

“Desde siempre los hongos han sido los descomponedores de la materia orgánica, devolviendo a la tierra todos los nutrientes para ser reutilizados, es decir, los hongos son los grandes recicladores de la naturaleza, dándole la continuidad al ciclo biológico y sorprendentemente se conoce tan sólo el 5% de la biodiversidad fúngica mundial. Todos sabemos los problemas por los que está pasando el planeta: agotamiento de combustibles fósiles, contaminación masiva, calentamiento global, hambruna, guerras, etc. y los hongos siempre han estado ahí, a veces invisibles para nuestros ojos, pero cumpliendo permanentemente su labor en nuestra ecología; vigilando que la vida, sea posible en la Tierra”, sostiene Ferrer.

​Otro de los imperdibles de la muestra es el montaje de cultivos de dos especies de hongos comestibles; champiñón parís (Agaricus bisporus) y champiñón ostra (Pleurotus ostreatus), dispuestos  a lo largo de una de las bóvedas del MAC. Esta puesta en escena contempla el desarrollo de tres etapas: Talleres, dedicada a la capacitación de técnicas de recolección sostenible; Inmersión, la cual pretende generar una reflexión en torno a las problemáticas de las artes visuales; y Contemplación, cuyo objetivo busca generar conciencia y comprensión acerca de nuestro patrimonio fúngico.

©Museo del Hongo

Este proyecto funciona a través de montajes site specific, temporales e itinerantes. La primera presentación se desarrolló en en el Club Social de Artistas en noviembre del 2016, en el barrio Matta, donde fueron expuestas las obras de alrededor de 15 diferentes artistas, diseñadores y científicos. Aquella ocasión, la muestra estuvo abierta tan solo un fin de semana, al haber sido montado mientras Ferrer desarrollaba su tesis universitaria. “Luego de esa muestra, terminé mi carrera de diseñador y el año pasado postulé al concurso “Haz tu tesis en cultura” del CNCA (Consejo Nacional de la Cultura y las Artes) y gané uno de los tres premios en categoría pregrado, lo que me permitió financiar una parte de la segunda Aparición”, relató Ferrer a revista Endémico.

El museo cuenta con el patrocinio de la Fundación Fungi, institución pionera en materia de investigación, conservación y difusión de los hongos en Chile, y se podrá visitar hasta el 23 de septiembre. Los horarios de atención son martes a domingo, de 10:00 a 13:00 hrs y de 14:00 a 18:00 hrs. Para más información, visitar el sitio web del proyecto: www.museodelhongo.cl

Afiche ©Museo del Hongo