Por Belén Gallardo y Silvia Lazzarino

…Bosque chilote. Es temprano por la mañana. Afuera llueve y mucho, pero adentro al calor de las brasas, el frío pasa casi inadvertido. Aquí, rodeadas de chilcos, canelos, arrayanes y un chucao extrovertido a lo lejos, nos encontramos reunidas, Silvia Lazzarino, Nélida Pohl y Belén Gallardo, una vez más en nuestra querida Estación Biológica Senda Darwin en Chiloé, lugar en el que por más de 20 años se ha desarrollado ciencia y docencia de excelencia en ecología y cambio climático de los bosques templados lluviosos del sur de Chile¹. Las tres trabajamos juntas en comunicación de la ciencia y hemos creado iniciativas interdisciplinarias que buscan vincular arte, biodiversidad, ilustración y ciencia.

En este mismo lugar, hace ya más de cinco años, entre dibujos, telares, artículos científicos y pan amasado, surgió la idea de crear el primer curso de ilustración botánica en una estación biológica, espacio ocupado históricamente por científicos, pero que estábamos dispuestas a transformar. Para esta misión invitamos a sumarse a Geraldine MacKinnon, Javiera Díaz y Fernanda Oyarzún y así formamos un equipo multidisciplinario de científicas, comunicadoras, artistas, ilustradoras y diseñadoras. Buscábamos desafiar los límites de nuestras disciplinas y crear algo diferente a las propuestas que hasta entonces existían. Desde esta diversidad de miradas comenzamos a preguntarnos: ¿cómo generamos una comunidad en torno al conocimiento al aire libre? ¿Cómo integramos la miríada de saberes, sin silenciar las diversas voces? ¿Cómo fomentamos la formación de comunicadores visuales de la biodiversidad que catalicen un cambio en nuestra sociedad?

De izquierda a derecha, parte del equipo docente y fundador: Silvia Lazzarino, Javiera Díaz, Belén Gallardo y Geraldine MacKinnon. © Cheo Tam

Así creamos en conjunto Ilustración Botánica de Campo, una expedición al bosque chilote, cuya primera versión se materializó durante la primavera del año 2015. Hoy, con cuatro versiones en la mochila, podemos asegurar que quienes han vivido la experiencia de este curso, saben que es mucho más que aprender a ilustrar y conocer de botánica. Es experimentar el bosque desde todos los sentidos, generar una comunidad de saberes y convivir en y con la naturaleza. Es construir conocimiento colectivo desde nuestra propia biodiversidad.

Aunque existe amplia evidencia científica de que la naturaleza mejora el funcionamiento cognitivo, fomenta las conexiones sociales, refuerza la resiliencia, entre varios otros beneficios², estamos cada vez más desconectados del entorno natural. De hecho, por primera vez en la historia de la humanidad, la población mundial vive en su mayoría en zonas urbanas³. Esto quiere decir que estamos más que nunca privados de acceso a la naturaleza y al “espacio verde”. Entonces, ¿cómo recuperar esta conexión?

Nosotras nos propusimos construir un espacio de experimentación e interacción humano-naturaleza. Espacio donde el arte y la ciencia se fusionan generando una oportunidad de re-conexión, ya que cuando estamos en un curso de campo, en un lugar relativamente aislado, podemos olvidarnos de los correos electrónicos, los mensajes de voz y las responsabilidades que nos esperan en casa y concentrarnos completamente en la experiencia de aprender en comunidad inmersos en la naturaleza. Es así como surgen largas conversaciones en torno a la cocina y vuelven los juegos de asombro, curiosidad y descubrimiento, como cuando éramos niños…

Proyecto matico, estudio de una rama por Juan José Richards. © Juan José Richards.

Un espacio de formación interdisciplinario inmerso en el bosque

En Ilustración Botánica de Campo, una expedición al bosque chilote, los estudiantes aprenden técnicas de dibujo, diseño, acuarela botánica, contenidos sobre historia, ecología, taxonomía, interacciones y evolución del bosque templado lluvioso y se contextualizan en el mundo de la ilustración y comunicación visual de la ciencia. Todo lo anterior a través de laboratorios, clases, ejercicios, salidas al bosque, conversatorios, investigaciones, desarrollo de propuestas personales y por supuesto muchas risas y deliciosas comidas chilotas.

Como equipo facilitador apoyamos en conjunto la exploración integrada del conocimiento y las técnicas. Es un curso de campo, pues todo sucede en pleno bosque chilote, en las dependencias de la Estación Biológica Senda Darwin, sitio privilegiado para aprender en terreno sobre estos ecosistemas. Allí comienza la construcción de un espacio de aprendizaje interdisciplinario, donde el grupo de estudiantes y profesores convivimos durante diez días, compartiendo visiones, experiencias y reflexiones respecto del rol de científicos, comunicadores e ilustradores de naturaleza y las posibles avenidas de colaboración.

Durante estos días, alentamos a los estudiantes a profundizar su modo de observar, a plantearse preguntas, a desarrollar puntos de vista propios y a desafiarse a representarlos mediante sus proyectos de ilustración. Este proceso ha dado como resultado proyectos de investigación e ilustración que nos han sorprendido enormemente por su nivel estético y de contenido.  

 

Entrada a la Estación Biológica Senda Darwin, Chiloé. Foto: Daniel Casado

A partir de esta travesía, hemos aprendido que abrir este espacio en un lugar como la Senda Darwin es un elemento clave en el desarrollo del aprendizaje y de los lazos que, posteriormente, se han transformado en las más diversas colaboraciones. Observar y reflexionar en conjunto, tanto como aprender y experimentar el ecosistema y el dibujo in-situ y desde diversas miradas, contribuyen enormemente a la creación de una atmósfera donde ninguna disciplina se sobrepone a otra y se trabaja la horizontalidad de saberes. Esto se convierte en terreno fértil para el surgimiento de propiedades emergentes únicas que pueden catalizar grandes cambios tanto a nivel personal como colectivo.

Descripción: Estudio de frutos y flores en el vivero. © Cheo Tam

Las redes y los proyectos que han surgido entre los participantes y el equipo docente han sido muy diversas, lo que da cuenta de la fuerte conexión y de la incipiente formación de una comunidad en torno a los temas arte, ciencia, comunicación visual y biodiversidad. Algunos ejemplos son el proyecto Publicaciones Científicas Ilustradas del Instituto de Ecología y Biodiversidad y la infografía de la Estación Biológica Senda Darwin, ambas colaboraciones entre ex alumnos y parte del grupo de profesoras.

Otro ejemplo es el curso “Ilustración Científica Marina, una exploración por la diversidad de nuestros mares” que dictamos junto a Felipe Portilla (ex alumno) y Fernanda Oyarzún en la Estación Costera de Investigaciones Marinas, ubicada en Las Cruces. Esa oportunidad nos confirmó el gran potencial que tiene nuestro modelo de aprendizaje interdisciplinario en terreno. Además de lo anterior, en este espacio se gestaron en parte las ideas iniciales del Círculo de Ilustradores Naturalistas de Chile (CINC) y las primeras ideas del programa ASKXXI, ambos fundados y liderados por miembros de nuestra comunidad. Recientemente, fue adjudicado el Fondart Regional: Estación Flora, tintes para vestir el bosque, colaboración entre una ex alumna y parte del equipo docente, solo por mencionar algunas iniciativas.

La mayoría de los estudiantes llegan al curso con expectativas de aprendizaje tanto de técnicas como de conocimiento científico. Sin embargo, los juicios evaluativos al momento de finalizar el curso se despliegan en discursos que dan cuenta de una valoración multidimensional de la experiencia vivida4. Proceso que estamos evaluando formalmente para robustecer nuestro modelo y contribuir a la construcción del conocimiento acerca de la enseñanza interdisciplinaria de y desde la biodiversidad. A partir de estas reflexiones no solo catalizamos la colaboración entre nuestros alumnos sino entre nosotras mismas, incubando así nuevos desafíos.

Práctico de reconocimiento y dibujo en el bosque. © Cheo Tam.

Phyta Lab: plataforma migratoria de ilustración botánica de campo

Teniendo casi 6 años de trabajo en conjunto, como equipo creativo nos desafiamos a dar un nuevo paso hacia la construcción de una comunidad en torno a la formación in-situ de comunicadores visuales en temas de ecología y biodiversidad. Allí donde el dibujo actúa como un agente de cambio sutil hacia la valoración y conservación, generando propuestas desde la interdisciplina, en un espacio donde las ideas se construyen desde la misma naturaleza. Con la intención de consolidar un modelo experimental y exportable hoy estamos creando “Phyta Lab, plataforma migratoria de ilustración botánica de campo”. Esta nueva iniciativa busca replicar este prometedor modelo en otros contextos y ecosistemas de Chile y el continente Americano y así dar la posibilidad a más personas de formar parte de este espacio y movimiento.

Hoy en Phyta Lab somos Silvia Lazzarino, Belén Gallardo, Nélida Pohl, Geraldine MacKinnon, Javiera Díaz y Cheo Tam, y buscamos formalizar nuevas oportunidades de colaboración y movimiento. Les invitamos a unirse a esta comunidad y plataforma interdisciplinaria de creación colectiva, donde las ideas abundan. Pronto abriremos la convocatoria de la 5ta versión de nuestro curso Ilustración Botánica de Campo, una expedición al bosque chilote, que cada año viene con más experiencias, aprendizajes y amor por el bosque. Además dejamos la invitación abierta a quienes tengan interés en que Phyta Lab migre a su estación biológica, reserva natural o comunidad. ¡Creemos profundamente en la colaboración!

Estudiantes trabajando en el laboratorio. © Cheo Tam.

…La lluvia parece haberse detenido. Afuera hay un delicioso aroma a tierra mojada. Nuestras botas nos esperan para salir a explorar, como tantas otras veces, ese conocido y desconocido bosque. Vamos contentas por nuevas aventuras de arte y ciencia rodeadas de naturaleza chilota…

RRSS:

Instagram: @Phyta.Lab

Facebook: @Phyta.Lab

Mail: info@phytalab.org

 

REFERENCIAS:

 

  1. Carmona, M. R., Aravena, J. C., Bustamante-Sanchez, M. A., Celis-Diez, J. L., Charrier, A., Díaz, I. A., … & Hernandez-Pellicer, C. (2010). Estación Biológica Senda Darwin: Investigación ecológica de largo plazo en la interfase ciencia-sociedad. Revista Chilena de Historia Natural, 83(1), 113-142.
  2. Frumkin, H., Bratman, G. N., Breslow, S. J., Cochran, B., Kahn Jr, P. H., Lawler, J. J., … & Wood, S. A. (2017). Nature contact and human health: A research agenda. Environmental health perspectives, 125(7), 075001.
  3. United Nations, Department of Economic and Social Affairs, Population Division (2018). World Urbanization Prospects: The 2018 Revision, Online Edition. Link:  https://esa.un.org/unpd/wup/
  4. Parra, M. (2019). Informe Preliminar Evaluación Curso Ilustración Botánica de Campo, construcción de un espacio de formación interdisciplinario.

 

Biografía de los autores:

Silvia Lazzarino (www.silvialazzarino.com)

Bióloga y Diseñadora. Diplomada en comunicación de la ciencia en Ilustración de ciencias naturales. Fundadora del Círculo de Ilustradores Naturalistas de Chile (CINC) y de Phyta Lab. Ha dictado clases y cursos de comunicación de la ciencia, ilustración científica y comunicación visual y co-creado productos de comunicación científica como libros, guías de campo, juegos y otros materiales. Coordinó por 4 años la unidad de comunicación científica del Instituto Milenio de Ecología y Biodiversidad (IEB). Actualmente es comunicadora e ilustradora científica freelance.  

Belén Gallardo

Bióloga y Candidata a Doctor en Ciencias Biológicas mención Ecología. Fundadora de Phyta Lab y del programa y diplomado ASKXXI: Art + Science Knowledge Building and Sharing in the XXI century y de otras iniciativas arte + ciencia. Directora de Formación y Capacitación de la Asociación Chilenas de Periodistas y Profesionales para la Comunicación de la Ciencia (ACHIPEC). Comunicadora científica interesada en crear, liderar, desarrollar y/o catalizar proyectos interdisciplinarios que se encuentren en la convergencia entre arte, ciencias ecológicas y educación.

 

0

Tu Carrito