Siempre es necesario escapar al bosque, a la playa, o cualquier lugar natural para reponer fuerzas. Quizás también, si tienes suerte, puedes viajar (con tu mente).