Daniel Casado cree que la fotografía es una herramienta que sirve para mostrar el efecto del ser humano sobre nuestro planeta. Actualmente, este fotógrafo chileno viene llegando de Chiloé, lugar donde fue a reportar el desastre ambiental y la manifestación social que ocurrió hace unos días allí. Decidimos conversar con él para saber más sobre su trabajo y lo que documentó en la isla.

¿Cómo llegaste a la fotografía?


Partí trabajando como guía en el sur, en Patagonia, y caché que la naturaleza allí era alucinante.
 Como no muchos amigos conocían esos lugares, empecé a sacar fotos como algo natural para compartir esa belleza con ellos. Pero así, como vivía en los lugares, comencé a ver los cambios en el medioambiente por la explotación de los recursos por la minería y la salmonicultura; eso me empezó a hacer ruido. Entonces decidí empezar a usar la fotografía como mi manera de ser activista. Y así fui desarrollando mi trabajo, siempre relacionado al medioambiente.

¿Cómo aprendiste a sacar fotografías?

Primero fui asistente de una fotógrafa de EE.UU. -la Brigette Bisaw-, que fue mi primera maestra y hasta el día de hoy somos grandes amigos. Ella me enseñó mucho porque estaba metida en el mundo ambiental de EE.UU., país que nos lleva hartos años de ventaja en esos temas. Entonces aprendí mucho con ella, y cuando vi que era el momento, estudié fotografía en la Universidad Católica. Hice un diplomado, y empecé a trabajar con ONG´s. Trabajé harto en Maine (EEUU), un lugar que me gusta harto, y bueno, luego en el sur de Chile, principalmente.

Cuéntanos sobre la conexión que tienes con la Patagonia.

La Patagonia es lejos el lugar que más me gusta en el mundo, no tengo ninguna duda. No es que conozca todo el mundo ni mucho menos, pero es un lugar con el que me conecto muy bien:  con su cultura, con los gauchos, con la amplitud del paisaje, -lo que te genera en tu mente-, la tranquilidad que te transmite,  y  también con la potencia que tiene la naturaleza allá, la cual te da mucha humildad y uno siente mucho respeto por ella.

A veces en la ciudad nos olvidamos de esto: uno está en la casa, todo es cemento, o en el auto. Pero allá te pesca un temporal y te quedas atrapado en un puerto sin poder salir, y tienes que esperar hasta que se calme. No existe esto de que “tengo que hacer esto”. Es la naturaleza la que está a cargo. Entonces fue ese sentimiento de humildad que me llevó a reflejarlo con la fotografía.

Captura de pantalla 2016-06-16 a las 2.19.09 p.m.

Y así comencé a colaborar con algunas ONGs; la primera pega importante que tuve fue con el parque Omora, en Puerto Williams (que está en la isla Navarino) donde se enfocan en los bosques miniaturas, ya que ellos estudian musgos y lichenes.

Me interesan los lugares lejanos, remotos, lo que pasa allí. Y así empecé a trabajar con distintas instituciones, entre ellas Fundación MERI. Actualmente, Colaboro bastante con esta organización, y ellos se enfoca en temas marinos. A mí ese tema me importa harto porque yo trabajé en Isla Jéchica unos años, en el archipiélago de las Guaitecas, un lugar poco explorado y poco conocido, donde comencé a ver como la salmonicultura tenía un impacto importante en el medioambiente, y así comencé a trabajar más ese tema.

Específicamente, con la Fundación MERI trabajé enfocándome en las ballenas azules. He tenido la suerte de estar a un metro de la ballena azul, casi tocarla, y eso me hizo volver a lo mismo: sentir humildad con estos seres, aunque uno no tiene interiorzado lo que son, pero al estar al lado de una ballena, ella nos trasmite algo bien especial. Y así me he ido especializando en temas marítimos sobre todo, por la actualidad también de Chile.

También estamos matando el mar, eso es en resumidas cuentas. A los empresarios parece no importarles mucho, entonces es hora de que nosotros como ciudadanos tomemos más acción. Así yo uso mi fotografía: como un medio de activismo con el fin de mostrar estos temas a más gente, esa es la idea.

¿Cómo fue ir a Chiloé en medio de la crisis? ¿Cómo fue el proceso de decidir ir hasta allá?

He estado viendo hartos acontecimientos. Fui a Queule por el varamiento de las sardinas. Me he estado moviendo mucho por el sur de Chile, tratando de reportar todo este desastre; que es todo lo que está vomitando el mar. Me parece que es algo histórico.

Si bien se sacan los pillos que ha pasado antes, nunca ha pasado en los niveles que esta pasó ahora y es innegable que tiene que ver la influencia del hombre. Todos dicen que es el calentamiento global y una serie de otras razones, pero lo que estamos haciendo nosotros como humanidad tiene un efecto directo sobre el mar.

El mar es fuente de vida; gran parte del oxígeno viene del mar, los seres que viven allí. Es muy loco que en Chile le damos un poco la espalda al mar. Si bien tenemos esta costa tan grande, no tenemos una cultura marítima.

Cuando supe lo de Chiloé, y las manifestaciones, sabía que no me podía perder este momento histórico en Chile. Por primera vez la gente se paró y dijo “yo no quiero que destruyan acá, yo no quiero que boten toda su mierda en el mar. No lo vamos a aceptar”.  Y así la gente cortó las carreteras. Fue súper bonito estar allá porque, si bien en las noticias muestran una cosa, yo estaba allá y era bien familiar; las señoras con sus hijos, estaban los maridos…

NIC002

Esto puede servir como ejemplo para otras comunidades como Curanipe, donde hay 50 concesiones de acuicultura a mar abierto aprobadas….¡concesiones a mar abierto! Y hay una lobería al lado. O sea, los tipos no ven la foto, no ven mucho más allá, solo sacan la cuenta. No les importan las comunidades, los   pescadores, el daño medioambiental. Entonces nosotros tenemos que hacer algo como sociedad para parar esas cosas, y Chiloé fue un caso histórico.

¿Cómo ha sido tu experiencia con los medios de comunicación para compartir estas imágenes?

Los medios de comunicación tienen una agenda que es bien acotada, y tienen una pauta que deben cumplir. Entonces me gusta trabajar más de forma independiente, y hacer exposiciones, libros, y compartirlo con las comunidades. Me gusta hacer las cosas en terreno.

Ahora mismo estoy organizando una exposición en Curanipe, porque creo que es importante que la comunidad de allá vea lo que pasó en Chiloé para que paren. Ellos tienen el poder de decir que no quieren eso, y entender que es mejor no esperar a que un político decida eso.

Que buena idea….

Obvio, más que mostrarlo en la televisión. Es ir allí, y hablar con la gente… esa es la manera de mostrarlo.

¿Como fotógrafo intentas siempre trabajar con problemáticas medioambientales? ¿Es un proceso muy difícil?

Yo siento que es como un deber, no me cuestiono si hay que hacerlo o no. Es lo que tengo que hacer; lo que siento que tengo que hacer por ser un aporte. No me haría sentido hacer fotos porque son bonitas, porque me gustan a mí no más. Yo quiero que mis fotos le lleguen a la gente, y ojalá pueda llegar a tener un impacto en alguien más para que comience a pensar en  los temas ambientales que están pasando ahora.

Si bien he documentado desastres,  también he tratado de hacer proyectos sobre el lado positivo de la conservación. Hoy existen proyectos muy bonitos en Chile, que están haciendo las cosas bien. Esto hace 10 años no existía; no habían tantas ONG´s y comunidades organizadas, y eso es la raja, porque ves que se va formando una masa crítica, y ya no eres el loco que está pelando el cable, ya hay mucha gente que piensa igual. Y mis fotos son eso, mi manera de ser activista.

Captura de pantalla 2016-06-16 a las 2.19.23 p.m.

¿Cuál ha sido tu viaje favorito?

La verdad lo choro de ser fotógrafo es que uno tiene la oportunidad de vivir las vidas de otra gente. Son personas que te abren sus puertas, y uno puede entender, -es como un vistazo a la vida de alguien-, y eso a mí me alucina.

De viajes…tengo montones, pero Maine me gusta mucho, porque la gente es chora y me recibe muy bien; y Puerto Williams. La Patagonia me gusta toda. Las mismas expediciones de las ballenas, pero sobre todo porque puedo ver las vidas de otras personas me alucina, más que el viaje mismo.

¿Qué efecto esperas tener con la fotografía?

He publicado en hartos medios, colaborado, en libros, pero lo que más me importa es ver que le llegó a una persona. Con llegar a una persona yo me siento pagado, no pretendo llegar a las masas ni mucho menos, prefiero trabajar en escala pequeña. Pero saber que mi foto tiene un impacto positivo en la ida de una persona, eso es lo que me hace ser fotógrafo.

Captura de pantalla 2016-06-17 a las 12.04.49 p.m.

¿Qué equipo usas?

Cuando partí, -yo creo que a todos les pasa pero-, quería tener todos los lentes, todo el equipo, parecía un sherpa; 3 cámaras, 7 lentes, era una locura. Y con el pasar los años he ido reduciendo, cada vez más. Me gusta trabajar con lente fijo,.el 35 y el 50 son los que más uso, y ocupo cámaras canon y leika que me gustan mucho porque son cámaras pequeñas, muy discretas, situaciones que en una cámara grand podría cagar la onda en situaciones, esta te permite pasar más piola, y es portátil, te la echas al bolsillo y estás.

¿Ocupas digital o película?

Ocupo digital y película. La película me gusta trabajarla, pero lo digital te da la inmediatez.

Es muy rico, y a nivel medioambiental también lo digital es muy superior: no usas los químicos, no botas nada, y te permite disparar mucho mas también, que en estos tiempos igual es bueno. Por ejemplo, cuando hacemos el foto ID de las ballenas, con película sería imposible.

¿Trabajas solo o en equipo?

Ahora que hacemos más video trabajo con un equipo, mi mujer también trabaja conmigo como productora, trabaja haciendo segunda cámara y audio, y hemos un hecho un buen equipo los dos. El video te hace acostumbrarte a andar con más gente. Porque uno cacha rápidamente que ser el hombre orquesta no sirve tanto con video, pero en fotografía me gusta mucho trabajar solo.

Captura de pantalla 2016-06-16 a las 2.18.58 p.m.

¿Cuáles son tus planes para este año?

Estamos haciendo un documental centrado en las ballenas azules, pero que va a hablar más sobre los océanos en Chile.

También está la exposición fotográfica en Curanipe, por lo pronto, y algunas colaboraciones con las personas de allá, y un viaje a Futaleufú, porque hay que levantar material allí,  me encanta Futaleufú  y ese río es impresionante.

Hay que seguir colaborando, y seguir la pista con la historia de Chiloé, porque en los medios sale 2 semanas, y allí no sale más entonces en el sur está posando todo a nivel medioambiental, así que quiero viajar durante el año a exponer, y ver la posibilidad de hacer un libro pronto.

Captura de pantalla 2016-06-17 a las 12.04.34 p.m.