La ballena azul (Balaenoptera musculus) fue la especie más cazada por la industria ballenera durante la primera mitad del siglo XX. En 1966 se prohibió su caza y se piensa que hasta ese momento ya habían sido asesinados unos 350 mil ejemplares, dejando tan sólo unos 300 circulando libremente por los mares del Hemisferio Sur.

 

Sin embargo, hoy existen varias organizaciones que destinan su trabajo a la protección de esta especie que se encuentra en peligro de extinción. Una de esas organizaciones es el Centro Ballena Azul, quienes en conjunto del programa Explora de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (Conicyt), gestionaron la realización del  libro “Tras los gigantes del Fin del mundo” para educar a los niños acerca de la importancia de proteger a este cetáceo.

bonoculares

 

En esa historia es narrada por el personaje de Rocío, una niña que vive en Melinka (Aysén) y quien en un día de expedición junto a su hermano Pedro, se encuentran con un grupo de científicos que comienzan a contarles sobre la existencia de la ballena azul, especie marina  que hoy en día enfrenta varios problemas producidos por la actividad humana.

“Tras los gigantes del Fin del Mundo”  es un libro dirigido por Loreto Da Bove-también diseñadora del proyecto- y Gabriela Urrutia, quienes pensaron en una historia dirigida a personas de todas las edades para transmitir el trabajo que realizan algunos científicos en los mares australes de Chile. Es así como crearon una historia que posee un lenguaje simple, el que acompañado de ilustraciones es más cercano para los  niños y niñas. Las ilustraciones estuvieron a cargo de Isabel Guerrero, una artista visual que se dedica a la ilustración científica.

Este cuento pretende mostrar el camino que recorren las ballenas azules y el trabajo realizado por los científicos desde el 2003 en el Golfo del Corcovado y el mar expuesto e interior de Chiloé, lugar donde conocieron a dos pequeños hermanos, Panchito y Valentina, dos niños que inspiraron esta historia la cual pretende llegar a los más pequeños, pero también a los más adultos que no conocían la existencia de esta especie marina.

Además este libro será distribuido como material educativo en los colegios de la Región de Los Ríos, la región de Los Lagos y la región de Aysén y si deseas tenerlo en casa, puedes descargarlo acá.