Hace dos años surgió un nuevo conflicto socioambiental por la planificación del uso de los suelos en Los Molles. Esta es una pequeña caleta rural ubicada en la comuna de La Ligua, la cual posee una población de alrededor de 650 habitantes, pero que corre el riesgo de ver afectada su tranquilidad y también su diversidad ecológica por la construcción inmobiliaria en la zona de Protección Ecológica Puquén ubicada entre Los Molles (V Región) y Pichidangui (IV Región).

Chilenito-2_DSC5051-como-objeto-inteligente-1

Cactus Chilenito, flora característica del lugar. Foto: Fotonaturaleza.cl

Según algunos estudios realizados entre 1991 a 1998, esta es la zona con mayor densidad de sitios arqueológicos de la comuna de La Ligua y la provincia de Petorca. Es también una de las pocas áreas en Chile con ocupación Humana desde el año 8.000 A.C., que sigue sin intervenir su ecosistema de flora y fauna endémico.

Sin embargo, el llamado “Plan Intercomunal de Valparaíso – Satélite Borde Costero Norte” que regula la superficie desde Concón hasta Los Molles, permitiría reducir la zona de protección ecológica ZRI 3 de la Reserva Ecológica de Puquén para convertir 1.400 hectáreas de ese territorio en una zona de expansión urbana con el respaldo de URBE, una empresa de arquitectura y diseño que trabaja de la mano con la consultora DCI-URBE la cual presta asesorías para la construcción en diversos territorios con fines de  “maximizar su valor, hasta lograr la enajenación total o fragmentada del predio”.

El mayor impacto ambiental sería en el sitio Prioritario de Los Molles-Pichidangui donde no existe ningún Parque o Reserva Nacional,  o sea que está fuera del Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE), y que desde la dictadura militar se encuentra en manos de dos familias: Schmutzer y, en menor medida, de la familia Droppermann.

Así es la geografía hoy:

12507646_1802719796622391_8980392136679804152_n A esto cambiaría: 12512801_1802719846622386_3598845019529199485_n

Organización colectiva:

B34sfBeIMAALBjE

Cuando la comunidad se percató del riesgo que el Plan Intercomunal significaba para ellos y su entorno, diversas organizaciones se pusieron a la defensiva y comenzaron a unificar un movimiento ciudadano denominado “Protege Los Molles”, el cual está integrado por la Junta de Vecinos, el Sindicato de Pescadores, el Club deportivo, la ONG Guanay, y la Agrupación Eco Cultural Comité de Adelanto. Ellos protestaban que la planificación se realizó a sus espaldas desde el 2008, además de las irregularidades con que se estaba gestando el procedimiento de urbanización.

Esa misma organización puso en evidencia que el cerebro de la esta gestión, Pablo Jordan, es socio de la ingeniera Mónica Schmutzer, perteneciente a una de las familias dueñas de los terrenos emplazados en la zona prioritaria de conservación. Ambos mantienen una relación laboral en la  compañía financiera Independencia S.A.

Además, este  nuevo Plan Regulador declara la Meseta del Chivato como Zona Productiva Industrial ZEU PI 3 y RURAL, “una zona que actualmente está poblada, construida, urbanizada y habitada por nuestra comunidad, y que particularmente es la única zona que no contempla los conocidos problemas de Agua potable, y lugar donde han estado emigrando nuestras familias. Esto perjudica el desarrollo Local de Los Molles”, declaró la comunidad a El Ciudadano a fines del 2014.

Así también en junio de 2015 la Contraloría Regional de Valparaíso manifestó sus preocupaciones por el plan, rechazándolo rotundamente porque que esta nueva perspectiva de edificación no se respaldaba con ningún estudio de impacto ambiental, ni mucho menos habría pensado en cómo distribuir un bien tan preciado para las comunidades rurales como lo es el agua potable.

Sin embargo, cabe destacar que hace algunos días la organización ha visto una luz en el camino, pues la Corte Suprema ordenó al Tribunal Ambiental tramitar el recurso de reclamación interpuesto por el Comité de Adelanto Los Molles en contra del director ejecutivo de Servicio de Evaluación ambiental de Valparaíso, luego que el organismo aprobara la modificación del Plan Intercomunal Valparaíso Satélite Norte dejando fuera de plazo su alegato. Con esta orden de la Corte Suprema se extiende el plazo a los reclamantes para que haya una nueva revisión del procedimiento.

Así es como observamos que la estructura gubernamental de Chile percibe el desarrollo de una forma desgarrada que sólo busca arrasar con el escaso patrimonio natural y cultural que nuestro país posee. La planificación geográfica es muchas veces la herramienta de transformación de del entorno que posee más relevancia a la hora de pensar en las zonas naturales, pero un tema poco discutido en nuestra sociedad, pues la percepción de lo urbano coloniza toda forma de conocimiento que poseemos.

protege-los-molles-790x445Documental: 

Esta y otras temáticas son abarcadas en el documental “Protege Los Molles”, producido por el documentalista Tomás Anguita para registrar el conflicto, tras realizar una extensa investigación y registro en terreno sobre lo que está ocurriendo en esa zona del país.

Esta producción cinematográfica fue estrenada el recién pasado 18 de junio en la Corporación Cultural Aldea del Encuentro en Santiago y prontamente será liberada en internet para visualizarla libremente.

Acá puedes revisar el tráiler de la película.

Para apoyar esta iniciativa, puedes seguir al Movimiento Protege Los Molles aquí y/o firmar esta petición.

Fuentes:

Revista Capital, 22 de agosto de 2014

El Ciudadano, 8 de diciembre de 2014

Radio Universidad de Chile, domingo 19 de abril de 2015

El Desconcierto, 25 de enero de 2016

Infogate, 26 de abril de 2016

Modificación Plan Intercomunal de Valparaíso, Ministerio de Vivienda y Urbanismo

*Imagen destacada de esta nota es de Zapalote Photography