Hace un par de semanas ocurrió algo inédito cuando Endesa Chile, compañía de generación y distribución de energía multinacional decidió renunciar a sus derechos de desarrollar proyectos hidroeléctricos en el Río Futaleufú en la Patagonia Chilena. En la Región de Los Lagos, la compañía también está renunciando a los derechos sobre el río Puelo, que todavía está bajo amenaza debido a un proyecto hidroeléctrico de 210 MW por la energética chilena Mediterraneo S.A. En otras regiones, los ríos Chillán (Región de Bio Bio), Cautin (Región de la Araucanía) y Huechún (Región Metropolitana) han sido liberados también.

Futaleufú Riverkeeper, una organización sin fines de lucro de Chile y miembro de la Alianza mundial Waterkeeper, está revisando como puede asegurar los derechos de agua estratégicos en el río Futaleufú y mantenerlos con fines de conservación hasta que se desarrolle una solución de carácter más permanente. Este sería un movimiento sin precedentes para un río de tal importancia.

Conversamos en profundidad con Rocío González, Directora Ejecutiva de Futaleufú Riverkeeper, para que nos cuente los detalles de esta inédita resolución de la compañía.

Según lo informado, ustedes como fundación están buscando alternativas para asegurar los derechos de agua estratégicos en el río Futaleufú y mantenerlos con fines de conservación. ¿Qué soluciones más permanentes se pueden generar a futuro?

Las comunidades tienen derecho a que sus ríos sean libres y accesibles para todos. Ese es el grito de la gente que por muchos años ha intentado ser escuchada, donde el agua es un bien básico y universal para todos los seres vivientes.

Pero lamentablemente las reglas del juego no son justas para todos. Por ahora no existen instrumentos reales de conservación que puedan ser aplicados a un río, y es por ello que como Fundación del territorio estamos solicitando derechos privados con fines de conservación que en estricto rigor no se enmarcan en el código de agua actual.

La estrategia para proteger nuestras cuencas debe considerar varios frentes de acción y varios actores. Por un lado, continuar con el trabajo comunitario de información y empoderamiento de la comunidad, continuar con la presión hacia nuestras autoridades locales y nacionales sobre los cambios que se requieren en pro de la protección de los recursos naturales; continuar con la concientización y visibilidad nacional e internacional; y seguir trabajando en alternativas de desarrollo sustentable.

Actualmente, estamos investigando sobre la posibilidad de crear reservas de agua e involucrar más a los Municipios de Futaleufú y Palena. Somos uno de varios actores tratando de impulsar el concepto de Ríos Salvajes y Escénicos en Chile, (que es la denominación “Wild and Scenic” en otros países y que protege ríos en su estado natural), y continuaremos haciendo campaña, creando y fortaleciendo redes nacionales e internacionales para asegurar la protección definitiva de nuestros ríos.

 ¿Podríamos afirmar que la decisión de Endesa se vislumbra como sin precedentes y un caso de “éxito” en cuanto a campañas ambientales?

Sí, creo que es un caso de éxito, pues es algo que se esperaba hace mucho tiempo y que otros, antes que nosotros, anhelaban. Nuestra Fundación es relativamente nueva, y vamos aprendiendo de otras organizaciones y otras personas con experiencia que han luchado por mucho más tiempo que nosotros.

De todas formas, la decisión de Endesa no es algo nuevo, ya que ha renunciado a derechos anteriormente, pero nos sorprende y nos alegra que hayan renunciado a sus planes de represar el Rio Futaleufú, que está catalogado con uno de los ríos con potencial hidroeléctrico más altos de Chile. Durante 6 meses, antes de renunciar a sus derechos, Endesa trató de venderlos y los ofreció a 27 empresas. Afortunadamente para nosotros, nadie quiso comprar los derechos. Esto significa que la lucha de años de las comunidades ha tenido eco no sólo en Endesa, sino también en otra compañías, donde las comunidades han enviado el claro mensaje de que cualquier proyecto de tipo extractivista que no contemple la visión de futuro de éstas, no contará con apoyo, encareciendo y demorando los proyectos.

¿Crees que esta decisión es un paso agigantado a cumplir la meta de una “Patagonia sin represas”?

Cabe mencionar que no somos parte de la Secretaría del Consejo para la Defensa de la Patagonia, quien ha liderado mucho la campaña Patagonia Sin Represas, pero sí somos miembros activos de la red y pensamos que sería bueno que ellos trabajen con nuestra comunidad para aprovechar el impulso de esta noticia y detener proyectos que aún están en vía, así mismo como la reforma al código de aguas. Esto porque Endesa aún tiene en sus manos un gran porcentaje de derechos de agua, y como el agua es considerado un valor transable, existen además especuladores que hacen de esto un negocio.

Además, aún no contamos con leyes que protejan de verdad a nuestros ríos y cuencas. Lo que tenemos ahora es insuficiente y favorece a la actividad industrial. Todavía estamos jugando con las mismas reglas antiguas, donde la naturaleza es vista como un recurso explotable, y no se valoran otros atributos, como culturales, sociales, espirituales o simplemente su valor per se. Mientras no tengamos a disposición herramientas reales de conservación, no podemos asegurar que los ríos correrán libres.

¿Qué pasos se vienen ahora en relación a las ONGs y comunidades, con el fin de no bajar la guardia tras la decisión?

Esta gran noticia trae inspiración a las comunidades. Pero al final del día, no se puede vivir sólo de inspiración: se necesitan cambios sustanciales y reales que protejan los recursos naturales y a las comunidades que dependen de ella.

Creemos que es muy importante trabajar en la unión de los diferentes grupos y organizaciones que intentan proteger sus ríos y territorios. Son muchas comunidades que compartimos experiencias similares y que en el fondo queremos lo mismo: la unión de nuestras fuerzas nos llevará más lejos que si trabajamos individualmente. Por ejemplo, hace poco se comenzó con la formación de una alianza en la Región del Maule, organizada por la nueva Fundación Hualo junto con defensores de más de ocho cuencas a lo largo del país. Nos parece sumamente importante que sigamos formando alianzas y mostrando el poder de la gente y todos los amantes de ríos en Chile.

A la comunidad de Futaleufú de verdad le importa lo que sucede con su rio. Actualmente estamos en proceso de candidaturas a alcalde, donde los candidatos han declarado públicamente sobre la importancia de investigar más al respecto y de resguardar el derecho de la comunidad a un desarrollo desde dentro, por la gente y para la gente, en una ambiente sustentable libre de explotación.

Esta noticia y acción de Endesa nos abre una oportunidad para discutir el tema y decidir entre todos y todas como proceder y trabajar desde las bases. Esto es un incentivo para continuar luchando por la protección de los territorios y comunidades, por trabajar en alternativas de desarrollo pertinentes y por continuar presionando para lograr los cambios que se requieren en Chile.

Y desde el punto de vista legal, ¿cómo se organizarán para impulsar reformas necesarias al código de aguas?

Nuestro Director Internacional y abogado, Patrick Lynch, explica que existe un esfuerzo en marcha para cambiar el código de aguas. La destacada ecologista Sara Larraín, junto a varias personas y grupos, están tratando de reformar el código de aguas existentes y ellos más que nosotros han manejado el tema legal. Nuestra parte está más orientada en el apoyo con difusión y visibilidad para la campaña y en tratar de traer la voz de actores activos de la comunidad y gente en el mundo que apoyan hacia esta reforma.

Patrick agrega que, aunque hay mucha gente en el gobierno que entiende y apoya la reforma, existe un gran choque que debemos transparentar. Por ejemplo, recibimos información esta semana -de parte de una de las alianzas en la que participamos- de que el Ministerio de Hacienda junto a la industria minera siguen presentado obstáculos para debilitar la reforma. Eso no debe ser en un país donde la economía está siempre amenazada por los cambios en el precio del cobre, y donde ahora existe una gran oportunidad de restaurar los ríos para la gente.

43f9b01b2787f1332dc904492a5efd02

Diseño por Isabel Acuña