Este documental estrenado en el 2014 es una realización audiovisual que pretende difundir y educar sobre la vida de un  mamífero cordillerano que vive en silencio, intentando perpetuar su existencia en medio de constantes amenazas.

El huemul (Hippocamelus Bisulcus) o ciervo del sur andino es el pariente más cercano del ciervo del norte o Taruca, y uno de los mamíferos más desconocidos de la fauna silvestre latinoamericana. Su escaza presencia se limita a pequeños grupos de individuos que se distribuyen en ambientes cordilleranos de los Andes en Chile y Argentina, y específicamente en la Patagonia.

Por su singularidad, es el animal emblemático del escudo nacional chileno, lo cual no significa que corra menos riesgo que el resto de los nativos que habitan zonas silvestres del mundo. La caza indiscriminada y la constante destrucción de su hábitat son las causas que han generado que hoy queden unos dos mil ejemplares vivos entre ambos países. Debido a esta realidad, fue calificado como especie en peligro de extinción en 1976 en Chile, y en Argentina declarado Monumento Natural Nacional en 1996. Estas dos clasificaciones garantizan -en el marco legal- la protección a su entorno, además de prohibir definitivamente su caza.

huemul_la_sombra_de_una_especie-730353702-large

Para llevar a cabo su conservación, diversos grupos de personas organizadas en Ong’s, fundaciones, empresas, artistas, entre otros, trabajan constantemente. En 2014 se estrenó la película-documental “El Huemul: la sombra de una especie”, una producción que se grabó durante todo el 2013 en  distintas zonas de Argentina y Chile, retratando el ciclo vital que recorren para sobrevivir.

“Promover la conservación del huemul como proyecto binacional, apunta directamente a lo educativo o mejor dicho a la falta de educación y a la falta de compromiso del mundo. Nosotros no tenemos un depredador natural, por lo tanto no tenemos noción de equilibrio y es por eso que más del 90% de la humanidad no entiende de conservación, medio ambiente, calentamiento global, efecto invernadero, desertificación, y millones de etcéteras más”

Señaló Diego Canut, director de la película, en relación a la motivación que le llevó a grabar al huemul.

El fundamento: 

Es el amor el sentimiento primero que le da origen a muchas formas de vida en nuestro planeta. Para los animales no es diferente y en este filme podemos observar cómo al encontrarse nuestro amigo huemul llamado Nehuen con Sayen gracias a su olor, comienzan el ciclo reproductivo que es el que determinará la existencia de su especie en la Tierra.

Nehuen y Sayen iniciarán un recorrido que comenzará con la clásica conquista, y seguirá con el camino a la sobrevivencia, ya que además de sortear las trampas de la naturaleza, los huemules hoy en día deben enfrentarse constantemente a la serie de cambios que sus hábitats están experimentando.

Luego de llegar hasta cierta altura de la cordillera, o en el caso de la Patagonia, hasta tierras más australes, los huemules se reunirán en pequeños grupos para buscar un lugar que les permita alimentarse en época de invierno y protegerse de las temperaturas más extremas. En esta época es, además, cuando más hambrientos y débiles estarán, y si no han guardado la suficiente energía durante el verano, correrán el peligro de morir. Asimismo el resto de animales depredadores que estarán alertas a la aparición de estos herbívoros y de quien se buscará proteger a los más pequeños como Tahiel, el hijo que ya habrán engendrado Nehuen y Sayen.

La producción:

Para crear este documental, su director Diego Canut se inspiró en las producciones de Nat Geo. Su objetivo fue acercarse a la producción de largometrajes de vida silvestre, uno de sus sueños profesionales más profundos.

10659087_10203388724413779_7209588563135578440_o

Diego Canut grabando.

“Soy obstinado y creo que ahí encontré más fuerzas para logar lo que hasta yo creí que iba a ser imposible: filmar al huemul que está por desaparecer, mostrando el ciclo reproductivo completo a través de una ficción, una relación de amor entre Nehuen y Sayen”, cuenta el director, enfatizando que nada puede ser imposible cuando uno se pretende lograrlo.

Además, Canut relata a Endémico que se fijó en este animal hace unos 15 años, cuando estuvo en el Parque Nacional de Los Alerces, en Chubut, Patagonia Argentina. Fue allí que sintió de inmediato que debía hacer algo para promover su conservación, pues así lograría concretar su vocación hacia la naturaleza. “Quise ser biólogo, marino y astronauta. Hoy vuelo por las nubes siendo diseñador de imagen y sonido y apunto mis proyectos a la conservación y medio ambiente. Sin ser biólogo o astronauta, puedo aprender a serlo, puedo imaginarme serlo y por sobre todas las cosas puedo hacerlo”, cuenta.

11050114_10205316761973513_2721872978281680191_o

Para grabar el documental, buscó apoyo en distintas organizaciones, y finalmente se encontró con Rodrigo Lopez Rübke, escritor del libro “Los últimos senderos del Huemul” e integrante de la ONG Aumen. Ambos se conectaron de inmediato cuando Canut le confesó haber usado su libro como una biblia para la investigación previa sobre el animal.

Y López, al conocer su proyecto, decidió apoyarlo de inmediato. Fue así como en diciembre de 2012 firmaron un contrato de coproducción (entre Aumen y AngelitoCruzDiablo). En marzo de 2013 empezaron a grabar. El 15 de diciembre de 2014 la estrenaron por primera vez  en Argentina y luego en varias salas  en distintas provincias de ambos países.

Finalmente, cuando llega la hora de dar su opinión respecto al estado de la conservación del huemul, Diego dice “creo que hace falta mucho presupuesto para garantizar su preservación. Ejemplo claro nuestros amigos de Huilo Huilo (reintroduciendo huemules en hábitats naturales). Eso se hizo con mucho amor, pero también con muchas lucas. Muchísimas. No solo interviniendo capitales económicos o humanos de Chile, sino que del mundo también. Ahora lo que me parece muy loco es que hayan diferencias entre públicos y privados, entre acá y allá, entre ellos y aquellos, hablando todos de la conservación del huemul. Creo que no se trata de buscar una verdad, creo que se trata de llegar a acuerdos comunes entre todos y dilucidar lo mejor para el huemul”.

Por este mismo motivo, “El Huemul: la sombra de una especie” es una realización que enmarca al animal en un entorno único, carente de los límites que usamos los seres humanos. Somos nosotros finalmente los que hemos causado daños irreparables para su hábitat y quienes intentamos remediar esta situación.

Para conocer más sobre este documental que pretende educar sobre la vida del huemul, te invitamos a revisar su página web.

558003_693792383965317_287084105_n