Convocados por la Asamblea Agua y Soberanía de Puente Alto, más de 200 manifestantes se congregaron el martes 24 de enero en plaza Baquedano, para reiterar su rechazo hacia el cuestionado  Proyecto Alto Maipo a pocos días que se hiciera oficial la salida del proyecto del Grupo Luksic. 

Consorcio que controlaba el 40% de la iniciativa, y que asumirá las pérdidas de la operación, cediendo su parte a la Controladora Aes Gener. Entidad que  contralaba el 60% restante, y que a través de un comunicado de prensa, informó que  la empresa Strabag se hará del 7%, y que la Minera Pelambres, propiedad del grupo Luksic, se mantendrá como su cliente a través de diversos contratos de energía de largo plazo.   

 Contexto de crisis que fue aprovechado por los organizadores de la movilización, para darle “golpe definitivo” al proyecto que está poniendo en riesgo los recursos hídricos de una fuente que abastece a seis millones de personas y 120 mil hectáreas de regadío, de acuerdo a  cifras de la Coordinadora No Alto Maipo (CNAM). 

El proyecto, que según la CNAM , estaría en una tasa de avance de un 30%, ya ha evidenciado su carácter destructivo, al presentar el desprendimiento del glaciar Mesón Alto; y contaminante, al evidenciar niveles de manganeso cuarenta más veces de lo que permite la actual legislación. Porcentajes que fueron entregados en abril de 2016, por un equipo de toxicólogos del Colegio Médico, tras analizar muestras tomadas del estero Aucayes. 

Para Jorge Díaz, miembro de la Asamblea Agua y Soberanía de Puente Alto, “es la oportunidad para terminar con un  proyecto que  ha demostrado ser inviable, con túneles que no sólo se inundan, sino que también se desprenden. Y donde las condiciones laborales de los trabajadores del proyecto no son las que se prometieron, y por lo mismo, estuvieron en un paro de alrededor de dos meses ” 

La jornada estuvo marcada por un grato ambiente familiar, y por los diversos discursos de los organizadores, así como también por todo el talento musical de un grupo de batucada. Sin embargo, y tras el intento de los manifestantes de tomarse la arteria central,   Carabineros comenzó a dispersar  violentamente a los manifestantes con un carro lanza aguas, y con una decena de efectivos de las Fuerzas Especiales, lo que terminó con la detención de dos de estos y con el fin de la movilización. 

En paralelo a esta manifestación, la vocera de la CNAM, Marcela Mella, se encontraba en Estados Unidos para interponer una queja ante la Compliance Adivisor Ombudsman, y ante el Mecanismo Independiente de Consulta e Investigación, entes de control que regulan las operaciones de organismos multilaterales que financian Alto Maipo, entre los que se cuentan: el Banco Mundial, la Corporación Financiera Internacional IFC y el Banco Interamericano de Desarrollo. Todo esto, para intentar congelar los aportes de dinero de parte de estas entidades, y así darle el golpe de gracia al proyecto. 

*Fotos por Felipe Arias