Hoy se conmemora la 22° versión del Día Internacional de Conciencia sobre el Ruido, una iniciativa impulsada por el Center of Hearing and Communication (CHC) que busca concientizar sobre los efectos negativos del sonido excesivo y molesto sobre la salud auditiva, física y mental de los seres vivos.La campaña Internacional pretende alertar sobre los efectos de los sonidos estruendosos que nos rodean, y se celebra el último miércoles de abril de cada año en Chile y el mundo.

La contaminación acústica es un problema de salud pública que afecta a las personas de distintas formas. Los síntomas más comunes son el estrés, la irritabilidad, el  insomnio, la falta de concentración, tendencia a actitudes depresivas, la mala memoria, entre otros.

Según la OMS – Organización Mundial de la Salud- el máximo nivel sonoro aceptado es de 65 decibeles (dB), mientras que lo común en las ciudades es vivir entre los 55 y 65. Sin embargo, 45dB sería el nivel ideal donde no se percibirían molestias en el oído humano. Exponerse a más de 85 dB durante ocho horas o 100 dB durante 15 minutos, sería muy nocivo, llegando, incluso, a generar efectos negativos para la salud cardiaca de las personas.

La realidad acústica chilena

Durante la jornada de hoy, el Ministerio del Medio Ambiente chileno, lanzó el mapa del ruido diurno y nocturno del Gran Santiago, una representación gráfica de la contaminación acústica que permite reconocer la distribución espacial y temporal de este contaminante invisible en la capital. Este mapa muestra que más de 1.219.837 santiaguinos (19%) están expuestos a altos niveles de ruido diurno, y alrededor de 1.870.000 (29%) están expuestos a la contaminación acústica nocturna.

Este mapa, incluye una aplicación: Mapcity. Esta herramienta te permite identificar un sector de Santiago, donde además de ofertas y pronósticos climáticos, podrás encontrar su nivel de ruido. Lo peor de esa situación es comprobar empíricamente el ruido que agobia a los habitantes de esa ciudad, pues las comunas más céntricas se mantienen entre los 75 y 80 dB. Un índice altamente preocupante para las autoridades y los ciudadanos de Chile, y especialmente de la región que alberga al 40,33% de la población nacional.

La idea de difundir el uso de esta herramienta virtual es lanzar una red de monitoreo que permita conocer las variaciones de ruido por sectores. “Con los resultados que arrojan los mapas de ruido y una futura red de monitoreo, se generará información ambiental para analizar la posibilidad de diseñar una futura Norma Primaria de Calidad Ambiental para el contaminante ruido. Con estas acciones mencionadas, nuestro ministerio comienza a hacerse cargo del problema de ruido ambiental, asunto que se presenta como pionero en Latinoamérica”, asegura el ministro Mena, tal como figura en la página web de la institución.


Finalmente, se pretende declarar días de “zona saturada” en Santiago. Luego de ello, se generará por primera vez en Chile, un plan de prevención para la descontaminación de ruido.

Tal como el Mapcity chileno, España lanzó su propio Mapa de Ruidos en 2008, y lo han ido renovando a través de los años. El Mapa ha evidenciado que se ha sensibilizado a la población expuesta a niveles más altos de ruido, lo que ha permitido alcanzar un mayor compromiso de los ciudadanos en la lucha contra este contaminante.

Esperemos que el resultado de esta campaña gubernamental en esta versión del Día Internacional de la Conciencia sobre el Ruido genere efectivamente un plan de acción. Por nuestra parte, como ciudadanos, debemos recordar lo frágiles que somos y buscar aquellos espacios en los que nos sentimos sanos, ya que sin salud no podemos trabajar para proteger nuestro entorno.

Fuente: MMA

*Ilustración portada: Jean-Michel Basquiat