A partir de la motivación de un grupo de amigos dedicados a la educación ambiental, y para poder entender la diferencia entre “bosques” y “plantaciones”, es que surge Bosques de la tierra del Biobío, una guía de campo para identificar la flora arbórea nativa de la región. Diseñada para caber en el bolsillo y acompañar en caminatas, este libro entrega las herramientas no solo para distinguir especies, sino también los distintos tipos de bosques del Biobío.

Ilustraciones: Cristian Toro

¿Cuál es la diferencia entre un bosque y una plantación?

Lo más importante: los bosques no son solo árboles. Las raíces bajo la tierra interactúan entre sí y con otros organismos, el suelo lleno de nutrientes es producto de bacterias y hongos que descomponen la hojarasca, el sotobosque es una mezcla de hierbas, arbustos y árboles jóvenes que resguardan el tránsito de los animales terrestres, e incluso los troncos de los árboles son sostenedores de muchas otras plantas, como líquenes, musgos y trepadoras. En las copas de los árboles se nos presenta el misterioso mundo del dosel arbóreo, donde las aves reinan con sus melodías. Como vemos, los bosques son grandes festivales de interacciones donde la diversidad está a la vuelta de cada árbol.

Al contrario, en una plantación forestal predomina un solo árbol: el pino o el eucalipto. Especies de rápido crecimiento y gran consumo de agua. Además, el manejo humano controla la aparición de cualquier otra planta. Mediante el raleo con motosierra o el uso de pesticidas, las plantas nativas son eliminadas, y con ellas muchas criaturas del bosque.

La plantación es un ordenamiento forzado de seres. Es una cuadrilla uniformada. Todos de la misma especie, la misma edad, a la misma distancia. Un bosque, en cambio, se alza como un carnaval de distintas especies, edades, formas y colores. El bosque nativo es rebeldía y biodiversidad.

Los bosques del Biobío

La tierra del Biobío es un gran ecotono, es decir, un lugar donde confluyen varios tipos de bosques, los cuales varían de norte a sur y de este a oeste. Es por eso que en Bosques de la tierra del Biobío hacemos hincapié en reconocer la diversidad cromática del bosque, donde las ilustraciones de la guía de campo utilizan colores que representan olores y temperaturas del bosque. Por el norte desciende el bosque esclerófilo, característico por sus secos tonos café, amarillo y verde claro; al este, en la alta cordillera andina, se alza el bosque caducifolio, teñido de rojo en otoño; o por el sur se extiende un frondoso bosque laurifolio, una verdadera selva fría repleta de profundos y húmedos verdes.

Durante la lectura de este libro se desarrolla una narración que enfatiza el valor intrínseco de los ecosistemas por sobre su posible utilidad para el bienestar humano. Por tanto, gestos literarios que pueden parecer casuales, como reemplazar “recursos naturales” por “elementos de la tierra”, son decisiones premeditadas. El lenguaje se opone a la tradicional perspectiva antropocéntrica de dominación sobre la tierra, la cual nos ha sido presentada como baúl de riquezas a nuestra disposición. Por ello, se propone el paisaje nativo como una forma de resistencia a la destrucción de nuestro hogar. Siguiendo el mismo tono, el título de la guía “tierra del Biobío” es una referencia a la geografía de la Tierra, la cual posee contornos que superan los convencionales límites administrativos de una “Región”.

Campaña de financiamiento colectivo

Bajo el tibio sol primaveral, la guía de campo ya recorre lomas y quebradas. Tanto así, que decidimos imprimir más copias, pues la primera edición se nos acabó y más personas quieren utilizar esta herramienta. Es por esto que les presentamos nuestra campaña de financiamiento colectivo para imprimir una segunda edición del libro, felices de que más personas se entusiasmen por recorrer los bosques que tanto queremos.

Esta guía se suma a muchas otras iniciativas de educación ambiental a lo largo de Chile, proyectos audiovisuales, editoriales, musicales, entre muchos otros. Nos identificamos con un gran objetivo común: recuperar el apego al territorio que nos vio nacer y sentir el peso de su geografía sobre nuestros cuerpos. En este libro el erotismo es explícito; ojalá te enamores de la tierra y sus habitantes.

Campaña de financiamiento: idea.me/bosquesbiobio