Chiloé es el nombre de la nueva serie documental de Glaciar Films, dirigida por Diego Breit, cuya trama gira en torno al modo en que la arquitectura y la modernidad han forjado la identidad de este mítico archipiélago del sur de Chile; a través de los relatos de los propios autores, herederos y testigos de la evolución material y cultural de este fascinante lugar.

Vista aérea de Dalcahue, Chiloé ©Glaciar Films

Esta serie, financiada por Fondart (Fondos de Cultura Concursables en Chile), está conformada por cinco capítulos de media hora, cada uno de los cuales es protagonizado por más de 20 diferentes personajes; desde un lonko huilliche que administra un fundo otorgado por la realeza española en 1826, un obispo emérito de Ancud que por más de 30 años ha bregado por el rescate de la identidad chilota, hasta representantes de tres generaciones de arquitectos que han hecho su obra en Chiloé, entre otros.

Vista aérea de la arquitectura del Centro de Ocio en Chiloé ©Glaciar Films

Los episodios, explica el realizador Diego Breit, están subdivididos en pequeños cortometrajes; “partimos adentrándonos en la vida de un personaje, observamos su situación, y luego pasamos a otro sin volver atrás. Es como estar mochileando o recorriendo, y pasar uno o dos días con una persona y luego continuar el viaje. Cuando uno recorre de esa forma un territorio, tienes la oportunidad de ir descubriendo distintas miradas, y al asimilarlas te puedes hacer una idea propia de lo que está pasando, sin necesidad de que el autor tenga que explicar el relato”.

“La variedad de personas e historias permite contradecirnos, hablar de la construcción del puente Chacao como algo bueno y algo malo, ver los matices presentes en el archipiélago. Esto, además de ser un buen formato para contar la historia, también dignifica al personaje, al poner a un carpintero de ribera, o a un ermitaño que vive en el bosque, a la misma altura de un arquitecto. Le da a todos la misma importancia dentro del territorio”, asegura Diego.

Lonko Fidel Rain ©Glaciar Films

De acuerdo a David Guzmán, director periodístico de la serie, este proyecto comenzó como una serie de arquitectura muy técnica, en particular sobre las iglesias de Chiloé. Sin embargo, “fue después de hacer un viaje de investigación que nos propusimos ampliar lo estético de las obras e interpretar las miradas de quienes las usan o habitan. Sin ser arquitectos, sentíamos que la ruta era encausar ese anhelo y que valdría la pena contar ese recorrido (…) No queríamos hablar de lo típico, de los mitos o las comidas, sino de recoger testimonios que conectasen la materialidad con una cultura que transforma una identidad más intangible”.

Artesano chilote ©Glaciar Films

“Finalmente, las encontramos en temas concretos como la evolución del material usado para construir las casas, o en otros más complejos como la llegada de las empresas y el trabajo asalariado, algo que para nosotros que vivimos en la zona central está completamente naturalizado. Pero también estaba en las mismas iglesias, el vehículo ideal para contar lo esencial de esta historia, que el espíritu de la minga es lo que define a Chiloé. Así que todo estaba conectado, sólo debíamos escoger los personajes indicados”, sostuvo.

La serie podrá ser vista por las pantallas de La Red TV, a partir del domingo 6 de mayo, desde las 19 horas. Día en el que se estrenará el primer capítulo, denominado “Materialidad y arquitectura”, el cual evidencia los cambios que han provocado en la historia constructiva chilota, la invención de la tabla por los huilliches, la autoconstrucción de maestros mayores para edificar Chiloé, y la adopción de patrones modernos a los modos locales.

Afiche de la serie documental ©Glaciar Films