Rememorando episodios de un pasado mejor, el poeta y pescador peruano Freddy Guarida se adentra al amanecer en lo profundo de la costa de Chorillo; en un fugaz y emotivo recorrido por las memorias de un hombre curtido por el mar, quien desde el palco de su viejo bote ha podido ser testigo del lamentable fallecimiento de los océanos.

Estas añoranzas hilan la trama del cortometraje documental Hogar al Alba, cinta dirigida en 2015 por los realizadores Bill Silva y Guile Isa; la cual corresponde a la primera entrega de una serie de cuatro cortometrajes sobre la cultura ancestral peruana, cuya producción fue auspiciada por la revista neoyorquina de cultura Jungles in Paris.

Dicha saga, está compuesta por Hogar al Alba; “Awana”, una cinta sobre las sacrificadas vidas de las tejedoras artesanales de la comunidad cusqueña de Patacancha; “Ciudad de retablos”, que se centra en el maravilloso trabajo de los retablistas de Ayacucho; y “The Offering”, el que da cuenta de una íntima ceremonia musical de iniciación a los pies de una milenaria cascada.

©Jungle in Paris

Este proyecto, según el documentalista Bill Silva en conversaciones con Endémico, surge de un viaje que estaba realizando por Perú: “cuando la gente de Jungle in Paris, amigos míos, me contactaron para ver la posibilidad de grabar algunos documentales para su plataforma. Yo hablé con Guille, quien es residente de Perú, y nos pareció una buena idea para explorar. Ellos tenían algunos temas elegidos, sin embargo en nuestra búsqueda encontramos otros que nos parecieron más interesantes de desarrollar y cuando se los contamos a los muchachos de “JP”, ellos se emocionaron”.

El director nacido en Nueva York, de padre peruano y madre norteamericana, asegura que les pareció interesante “la ironía de elegir a alguien que toma recursos de la mar para que nos relate la historia de su depredación. Pero quién mejor que un pescador artesanal, una persona que ha pasado más tiempo en el mar que en la tierra y de quien su vida y trabajo gira alrededor de la salud de los oceános. Un pescador que ha pasado más de 60 años en una sola bahía tiene una amplia perspectiva de la transformación del lugar”.

©Jungle in Paris

“Nuestro objetivo es darle luz a todas esas maravillosas culturas que se conectan con la naturaleza. Esas personas que tienen una conexión especial con ella, su respeto, su cuidado y su ejemplar manera de vivir en armonía con ella, es una de las cosas que siempre estamos tratando de resaltar y mostrarle a la gente que viven encerradas en la ciudad desconectadas de la naturaleza”, sostiene el realizador.

“El hilo conductor de la serie —explica Silva— es la cultura ancestral peruana y su diversidad, cómo en un solo país hay tanta abundancia cultural y cómo de alguna manera se están perdiendo ciertas prácticas. A nosotros nos llamaba mucho la atención aquellas prácticas ancestrales que de alguna manera, con la modernidad y la globalización, están desapareciendo. Podemos hacer 100 documentales así, incluso más, en este país tan diverso. Estos, son los primeros cuatro”.

Puedes ver el cortometraje pinchando aquí.

©Jungle in Paris