“Nahuel, Una leyenda mapuche” es el nombre del cortometraje, dirigido por el realizador nacional Jesús Sánchez, que a través del formato de marionetas de manipulación directa, recrea de manera fascinante la leyenda “Los favores del tigre”; teniendo como escenario los bosques nativos de la zona de Tinquilco, Pucón.

El relato nos remonta a los tiempos en que los grandes jaguares, los que eran considerados humanos condenados a vivir en los cuerpos de estos felinos,  deambulaban libres por las agrestes forestas del sur del continente. Es en esa lejana época en la cual aparece la figura de Antilef, un joven mapuche que, tras escapar de un duro enfrentamiento en contra de los huincas, se pierde en el bosque, encontrándose de frente con el “Nahuel” (jaguar).

Antilef con Nahuel transmutado en mujer mapuche ©Nahuel, una leyenda mapuche

Es precisamente este animal el que decide prestar ayuda al temeroso y extraviado muchacho, transformando su cuerpo en el de una mujer, para luego encaminarlo de vuelta a su hogar; a través de un extenso y temerario viaje por las entrañas del bosque, donde habita el temible Toro Chupei, una agresiva bestia que devora carne humana.

En conversación con Endémico, el director Jesús Sánchez nos  relató detalles acerca del origen de este proyecto: “Hace cinco años emigramos de Santiago con mi pareja Andrea, para vivir en la Araucanía, al lado del Parque Nacional Huerquehue, en Pucón. Estando inmersos en la naturaleza, en un lugar de baja presencia humana y mucha presencia de fauna y flora nativa, nos conectamos con la Ñuke Mapu (Madre Tierra)… y ella con nosotros. Ya desde hace algunos años veníamos trabajando en realizaciones teatrales y documentales sobre tradiciones e historias de los pueblos originarios, y estando acá pudimos evidenciar aquello que moviliza el alma del pueblo mapuche: estar en el equilibrio con todo lo que lo rodea”.

El selvático bosque nativo del territorio mapuche ©Nahuel, una leyenda mapuche

“A mí, a Andrea y a todo el equipo nos moviliza la cosmovisión ancestral mapuche, tienen una riqueza que no deja de sorprender. Ziley Mora plantea la siguiente idea, ‘Buscamos en India o Tíbet lo que está en el sur de Chile’, es así como mientras más me involucro y conozco esta cosmovisión, más sentido me hace esta frase. La historia de Nahuel se nos presentó  en un libro de leyendas mapuche encontrado en la biblioteca de Pucón y después supimos que es un epew (relato oral) que se cuenta comúnmente  en torno al fogón de la ruka mapuche. La elegimos por lo interesante de crear un animal tan poderoso como el jaguar y aprovechar la naturaleza que nos ofrecían las cercanías al Parque Huerquehue”, confidencia.

El joven realizador, quien actualmente se está formando para ser profesor, considera que estamos en deuda con nuestros pueblos originarios. Es por ello que estima que es deber de los comunicadores audiovisuales: “rescatar sus historias y tradiciones, las cuales traen enseñanzas que nos podrían dar una pista sobre cómo avanzar a la nueva sociedad consciente que queremos construir-recuperar. Y aquello debería suceder no solo con el pueblo mapuche, sino con todos los pueblos originarios y diversidades etno-culturales con las que hoy cohabitamos en el mundo”.

Afiche de la cinta ©Nahuel, una leyenda mapuche