Siluetas de Agua: Escasez hídrica con perspectiva de género

Siluetas de Agua es una instalación medial (video y sonido en un recinto) que se sitúa en la nueva realidad hídrica nacional y mundial encarnada en los tres casos más importantes de conflictos de agua dulce en Chile: la contaminación por químicos industriales, la escasez y la contaminación por residuos masivos de basura. La obra (30’) toma un ejemplo de cada conflicto dentro del territorio de la V región de nuestro país: Petorca (escasez), Quinteros/Puchuncaví (contaminación por industria) y Valparaíso (contaminación por residuos masivos de basura). A través de un registro audiovisual, se representa a una mujer que vive cotidianamente el conflicto en cada uno de estos territorios. 

Su directora, Violeta Paus (1987), estudió Cine en Buenos Aires y Artes Visuales en Chile. Explica que su motivación por realizar este trabajo comienza el 2018, cuando se involucró con la problemática del agua en el mundo. Regresó a Chile luego de vivir en Francia y se dio cuenta que en este país existían muchos conflictos por este elemento. Así comenzó a estudiar acerca el tema, tomando contacto con personas de diversas organizaciones ambientales. 

La realizadora ganó un fondo para concretar este trabajo, y comenzó a visitar las locaciones donde trabajaría. Así, rodó durante todo el 2019 y tardó tres meses en montar la obra. Para abordar el tema de la sequía fue a Petorca, donde constató que las mujeres siempre son las más afectadas por estos conflictos, agregando: “Son las mujeres las que han tenido que pagar las consecuencias frente a la contaminación, ya que están encargadas de proveer agua en sus casas y pierden mucho tiempo buscándola. Allí me di cuenta – y leí estudios acerca esto – que las mujeres siempre eran las más perjudicadas en lugares donde existen conflictos de agua”. Por esta razón, escogió utilizar a tres protagonistas del género femenino. 

Los desafíos con que se enfrentó al realizar su obra fueron múltiples. Contaba con un presupuesto limitado para un trabajo de esta calidad, y también tuvo que aprender tanto desde sus estudios como en terreno acerca la escasez hídrica y el saqueo. “Mientras más te metes en el conflicto, te das cuenta de que es más grave, más profundo, y que siempre están las mismas personas metidas: los políticos y los dueños de las tierras, que además son todos amigos entre ellos”, explica la artista.  

El tercer desafío fue generar una obra que no fuera un documental, si no que tuviera la posibilidad de representarse en un formato más amplio. “Nosotros hablamos mucho del feminismo, de descolonizar la mirada, de intentar tener una visión más horizontal de las cosas, y al final el concepto de “película” sirve a un modelo hegemónico del poder: tiene reglas acerca de cómo se hacen las tomas, que deben incluir, la duración para cada formato, etc. Entonces intentamos que la forma se adaptara al contenido desde un lado artístico. Queríamos que fuera posible ver tanto para la gente del campo como para los que viven en la ciudad, que fuera un formato abierto, que cumpla la función de visibilizar y de cambiar los modelos que tenemos de pensar el arte”, aclara. Es así como decidieron trabajar con tres pantallas simultáneas y en formato vertical (no en 16:9 si no 9:16), lo que cambió la estética de la película y los encuadres, decisión que, en palabras de Violeta, “fue muy entretenida para el equipo”. Y eso se transformó en una instalación de video y para el cine. Cabe destacar que la mayoría del equipo técnico del cortometraje (salvo el montajista y el equipo de investigación) son mujeres. 

El aprendizaje más grande al realizar este trabajo fue el comprender la importancia de la soberanía de los territorios: “Los habitantes de una comunidad organizada han logrado frenar proyectos, tales como Hidroaysén y Pascua lama. Estos proyectos, que cuentan con inversiones extranjeras, no solo arrasan con los ecosistemas y las comunidades, si no que enriquecen a las naciones del hemisferio norte. Se han logrado detener, pero es difícil ver esto cuando uno está en una ciudad, donde los conflictos se vuelven más abstractos y más grandes. Si queremos defender, debiese ser desde microdefensas desde pequeñas comunidades organizadas”, concluye la realizadora. 

Pre-estreno en Chile

El cortometraje será exhibido en su pre-estreno este viernes 29 de mayo como parte de la actividad “Encuentros del Cine y Feminismo”, organizado por la actriz Paulina Moreno, Valentina Roblero (FemCine) y Centro La Planta en Santiago, Chile. En su primera versión bajo el título “Ecofeminismo: de la crisis hacia nuevas oportunidades”, la actividad será transmitida vía la cuenta de Facebook de La Planta (@CentroLaPlanta) y contará con un conversatorio posterior a la muestra junto a la misma Violeta Paus, la antropóloga Francisca Fernández y la bióloga feminista Camila Cinfuentes. 

Créditos: 

Dirigida por Violeta Paus

Producida por Heloise Chicou, Violeta Paus y Maura Guajardo

Fotografía de Camila Sherman

Música compuesta por Stephanie Sibbald

Diseño de sonido por Florencia Gonzalez Riogani

Edición por Violeta Paus y Francisco Hevia

Corrección de color por Francisco Hevia

Diseño gráfico por Lola Avigliano

Trailer: https://vimeo.com/420077000

0

Tu Carrito