Una pequeña gota de inspiración puede transformarse en un océano de cambio. Tal como lo propone el documental brasileño “Uma gota” , cinta dirigida por el realizador y surfista Marcio Gerba, en cuya trama central se abordan los desastrosos efectos de la basura en los ecosistemas marinos, además de presentarse una serie de iniciativas que podrían cambiar el adverso panorama en que se encuentran nuestros contaminados mares.

La película de 42 minutos da cuenta del inspirador viaje que emprendió su director, a lo largo de 120 días, a través de Argentina, Brasil, Chile, Perú y Uruguay; en el que pudo constatar los altos grados de contaminación en las costas del sur del continente. Aprovechando también de entrevistar a una decenas de especialistas y activistas relacionados con el resguardo de los océanos, junto con establecer colaboraciones con algunos proyectos conservacionistas, y promover la educación ambiental.

©Uma Gota

Periplo que pretende remecer las conciencias de miles personas, haciéndolas reflexionar acerca de nuestros hábitos de consumo y la manera en que desechamos, y el impacto directo que tiene aquello en la mortalidad de animales marinos. Todo esto, de la mano de relatos e imágenes reveladoras, como la de unos niños bañándose en aguas putrefactas, y la del estómago plagado de plástico de una tortuga marina muerta, entre otras.

En conversación con Endémico, Marcio asegura que la inspiración del tema fue algo que llegó naturalmente, “pues vengo trabajando hace 8 años en la causa de la basura marina a través de Route Brasil, proyecto del que soy uno de los fundadores, y el que actúa en todo Brasil y otros países”. Marcio también nos indicó que le encanta viajar, “siempre sensibilizando, inspirando y luchando por la preservación de los océanos, ríos y lagunas. Así, juntando mis pasiones, surgió Uma Gota”.

©Uma Gota

De acuerdo al joven documentalista, entre los factores más preocupantes e impactantes que pudo evidenciar durante el rodaje de la cinta , se encuentran “la contaminación y la cantidad de basura flotando dentro de la Bahía de Guanabara en Río de Janeiro y la desembocadura del Río de Barra Velha-SC, que recibe mucha basura proveniente de varias  ciudades. Otro factor fue la necropsia de una tortuga joven en el proyecto Tamar, en Florianópolis, donde se retiraron más de 75 pedazos de plástico del estómago del animal, evidenciando así la triste realidad de la contaminación marina actual”.

“Por el lado positivo, acompañé el trabajo de muchos proyectos en los cuatro países que visité, donde hay muchas personas comprometidas y luchando diariamente por la preservación de nuestros mares, proyectos de gestión de residuos, protección animal, investigaciones científicas, limpiezas de playa, educación ambiental, diseño innovadores de productos con materia prima reciclada, arte y en fin, una serie de iniciativas que trabajan en red para que podamos tener la esperanza de un mundo más limpio y sano”, sostiene.

Además, Marcio considera que en Brasil, su documental también ha servido como instrumento de educación ambiental, “pues en nuestros eventos, invitamos a los entrevistados de diversas áreas y proyectos, a participar en una rueda de diálogo post-exposición, donde se debaten algunos temas importantes junto a estudiantes universitarios y de enseñanza media. El resultado fue positivo y algunas acciones se iniciaron en estos encuentros, lo que nos dejó muy felices en relación a la entrega del trabajo a la sociedad.

Puedas ver el documental pinchando aquí.

©Uma Gota