Araucaria Araucana es el nombre del alucinante documental cuya trama central gira en torno a la épica historia de resistencia de este emblemático, milenario y amenazado árbol -endémico de los bosques subantárticos de Sudamérica- y su poderoso e inconmensurable vínculo con el pueblo mapuche-pehuenche.

Un relato que nos sumerge en las entrañas de la región de la Araucanía, donde yacen más del 70 por ciento de las araucarias del país y reside gran parte de las comunidades mapuche. Para indagar más acerca de esta pieza audiovisual, conversamos en exclusiva con Santiago Serrano, el joven realizador chileno que oficia de co-director del film junto al francés Rémi Rappe.

Durante el rodaje del documental ©Araucaria Araucana.

¿De qué manera la araucaria aparece en tu horizonte, y cómo se fue materializando este proyecto audiovisual? 

En mi juventud fui scout y acampé muchos veranos bajo los bosques de araucarias, fueron muy buenos momentos en los que uno sin darse cuenta se va conectando profundamente con la naturaleza. En ese mismo contexto, alguna vez hicimos una larga caminata de varios días por el sector de Icalma. En aquella ocasión organizamos un taller donde un habitante del sector nos dio una charla a todos sobre la cultura mapuche y la importancia de la araucaria, lo que fue un gran aprendizaje.

Muchos años después tuve la oportunidad de estudiar en Francia para realizar documentales de naturaleza. Ahí conocí y fui compañero de Rémi Rappe. Trabajamos juntos en varias ocasiones en la universidad y quedamos muy contentos con el resultado, así que una vez finalizados nuestros estudios decidimos emprender un proyecto en conjunto que sería nuestro primer largometraje. En ese momento surge la idea de hacer un documental sobra las araucarias. Curiosamente, a Rémi también lo había marcado una araucaria, que su abuela siempre le mostraba cuando pasaban por ahí, durante su infancia en el campo de Francia. La Araucaria araucana es un árbol muy utilizado en el ámbito de la jardinería en Francia y el norte de Europa. Crece con mucha facilidad en climas fríos y por su belleza posee un gran valor ornamental. Se la encuentra en muchos lados, aunque generalmente de forma individual, y la gente no sabe que viene de los Andes del sur.

Una vez establecido el tema central de nuestro documental vino todo un trabajo de reconocimiento de terreno. Rémi vino a Chile y durante tres meses recorrimos la Araucanía y los distintos sectores donde habían araucarias, impregnándonos del tema, buscando los mejores sitios para el rodaje, haciendo contactos, y grabando imágenes para lo que luego sería una sinopsis de tres minutos con la que pudimos presentar nuestro proyecto a distintos fondos audiovisuales y productores, en busca de apoyo para la realización.

Santiago y Rémi durante el rodaje ©Araucaria Araucana.

Tuvimos la acogida de Grenouilles Productions, una pequeña empresa situada en Poitiers, Francia, muy cerca de donde estudiamos, la que tomó el proyecto en mano y luego de un tiempo logró vender el documental al canal de cable francés UshuaiaTV, especializado en documentales de naturaleza. Grenouilles Productions a su vez también estaba asociado con Chacapa Studio, una productora de Bordeaux especializada en sonido que también participó en la realización del documental. Esa venta a UshuaiaTV permitió iniciar el rodaje final, el que duró un mes y al que también se sumaron las imágenes del reconocimiento de terreno, y las del incendio de China Muerta grabadas en marzo de 2015.

Incendio de bosque de araucarias en la reserva nacional China Muerta, IX Región ©Araucaria Araucana.

¿Cómo se estableció el contacto con los integrantes de la comunidad mapuche-pehuenche que son parte de la trama central del documental, y qué papel desempeñaron estos en el proceso de documentación?

Los primeros contactos se realizaron durante el incendio de la Reserva China Muerta y el resto una vez que nos instalamos en Icalma para realizar el rodaje final. La verdad es que el proceso de documentación fue una cosa muy importante, pero otra fundamental son las vivencias personales de quienes se convirtieron en personajes, eso no puede encontrarse en ningún libro, archivo o documento.

Participantes de documental durante el rodaje ©Araucaria Araucana.

¿De qué forma podrías graficar el fuerte vínculo que existe entre los mapuches y este árbol milenario?  

Existe una especie de comunión entre el pueblo mapuche pehuenche y las araucarias. Por un lado, está el hecho fundamental de que la araucaria provee alimento. Eso crea un lazo ineludible. Y muchas veces, en otra época, en momentos difíciles, era el único alimento. Pero también existe la capacidad de ver en un árbol, en un bosque, en un ser vivo, una naturaleza de la cual el humano es solo una pequeña parte. Eso implica una mirada sobre la vida que creo nos hace falta hoy, sobre todo frente a las grandes problemáticas ambientales que estamos viviendo. Podría decir muchas cosas más, pero creo que la respuesta a esta pregunta, en toda su complejidad, está en el documental.

Bosque de araucarias registrado durante el rodaje ©Araucaria Araucana.

Durante este último tiempo, se han desarrollado una serie de trabajos fílmicos en los que los que se pretender rescatar la memoria histórica de algunos de los pueblos indígenas de nuestro país, ¿qué valor le atribuyes a este ejercicio, y qué rol cumplen las piezas audiovisuales en ese sentido?

Siempre es necesario hurgar en nuestra naturaleza, en nuestro territorio y descubrir quiénes somos, cuál es nuestra riqueza y cómo la geografía define a todos los que actualmente habitamos este país. Creo que las obras audiovisuales ayudan a transportar esas reflexiones, esas investigaciones y ese conocimiento a muchas personas, aportando de manera seria en esta discusión.

Las araucarias se han visto amenazadas por una extraña enfermedad que ha significado la muerte de miles de ejemplares.  De acuerdo a lo que pudiste constatar durante el rodaje, ¿qué tan grave es esta problemática?

La verdad es que durante la filmación no estuvimos en los lugares donde esta enfermedad ha atacado las araucarias, pero por lo que pudimos investigar, pareciera que el cambio climático y en particular la sequía tienen bastante influencia en este problema. Es decir que la culpa la tiene el humano. Por supuesto que algunos tienen más culpa que otros, pero no manejo información precisa como para opinar con exactitud sobre el tema. Dicha enfermedad se dio a conocer en la prensa cuando ya estábamos terminado la realización del documental. Nosotros escuchamos hablar de ella poco antes, pero no incluimos el tema en nuestro trabajo.

En medio de un bosque de araucarias durante el rodaje ©Araucaria Araucana.

¿Dónde se puede ver el documental?

Durante las dos últimas semanas de abril será parte del programa Miradas Regionales, por lo que será exhibido en cerca de 18 salas en todo el norte de Chile. También en mayo será exhibido en el festival Ecozine de Zaragoza y en el festival Finca de Buenos Aires. Estamos buscando un lugar donde estrenar en Santiago, pero no ha sido fácil. También realizamos continuamente exhibiciones en ciclos de cines, cineclubs, cinetecas y otros espacios regionales que logramos contactar. Lamentablemente, por ahora solo fue seleccionado en tres festivales de cine en Chile, pero en el extranjero ha participado en cerca de treinta, ganando dos premios en Francia, uno en Panamá, uno en India y otro en Valparaíso. Así que invitamos a quien se interese en exhibirlo a contactarnos.

Afiche ©Araucaria Araucana.