De las cinco especies de tortugas marinas existentes en las costas de Brasil, no hay ninguna que no se encuentre en peligro de extinción -cada una bajo distintas categorías de amenaza-; estando insertas en la Lista Roja de La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Este delicado estado de conservación resultó clave para la conformación del Proyecto Tamar, creado en 1980 por el antiguo Instituto Brasileño de Desarrollo Forestal (IBDF), y dedicado a investigar y salvaguardar la existencia de estas cinco especies de tortugas marinas. Protegiendo actualmente cerca de 1.100 kilómetros de playas, en 25 localidades en áreas de alimentación, desove, crecimiento y descanso de estos animales, tanto en zonas costeras como en islas oceánicas; abarcando un total de nueve estados brasileños.

Para indagar más acerca de este reconocido proyecto, así como para conocer más detalles acerca del vulnerable estado de conservación en que se encuentran las tortugas marinas de Brasil, conversamos con Henrique Becker, Coordinador Técnico de la base de Tamar en el municipio Costero de Ubatuba -perteneciente al Estado de San Pablo-; sede que se ha configurado como la de más larga data, y una de las más importantes.

Vista aérea de un Centro de Visitantes Tamar.

Desde la implementación del proyecto Tamar, ¿cuáles fueron los principales avances en la conservación?

El Proyecto Tamar inició las actividades en Ubatuba en 1990, buscando comprender la relación entre las pesquerías artesanales costeras y la captura incidental de tortugas. A lo largo de los 27 años de actividades, Tamar estableció una relación de asociación con los pescadores, que voluntariamente comunican las capturas incidentales en sus redes. Este fue uno de los principales logros del proyecto, lo que posibilitó generar una base de datos bastante sólida que nos ayudó a identificar las principales amenazas para las especies en la región, definir prioridades de investigación, aumentar el conocimiento sobre la biología de las especies y proponer medidas de mitigación para reducir la mortalidad de las tortugas en las redes de pesca.

¿De qué manera monitorean las diferentes poblaciones de tortuga?

En el inicio de las actividades de Tamar en Brasil (1980), las tortugas sufrían con la captura para consumo de carne, especialmente hembras en época de desove, y consumo ilimitado de huevos, además de tantas otras amenazas (degradación de hábitats de reproducción y alimentación, contaminación, pesca, etc.). Desde entonces, con las acciones de investigación científica, educación ambiental y participación de las comunidades en estas actividades, se vienen reduciendo las amenazas, especialmente el uso directo (consumo), lo que gradualmente ha posibilitado el crecimiento de las poblaciones. Estas tendencias se verifican a través del monitoreo sistemático de las principales áreas de desove de las tortugas en los estados de Río de Janeiro, Espírito Santo, Bahía, Sergipe y Rio Grande do Norte, y los primeros análisis de tendencia muestran el inicio de la recomposición de las poblaciones de las tortugas bobas (Caretta caretta), carey (Eretmochelys imbricata), oliva (Lepidochelys olivacea) y de laúd (Dermochelys coriacea). En el caso de la tortuga verde (Chelonia mydas), el monitoreo sistemático de las capturas en redes de pesca en Ubatuba posibilitó verificar una tendencia de crecimiento de la población de juveniles de esta especie en la región.

Monitoreo de tortugas.

¿Cuáles son las principales amenazas que afectan a las tortugas y cuál de estas especies presenta los mayores problemas de conservación?

La degradación de los hábitats es un problema que afecta a todas las especies de tortugas. Pero esta amenaza es más preocupante cuando se trata de hembras adultas en sus áreas de desove. La destrucción de los hábitats de nidificación, por la urbanización de playas, así como por la ausencia de planificación del turismo, y la implantación de puertos y plantas industriales, compromete las áreas de desove, ya sea por la alteración de las características de las playas, o sea por la iluminación, afectando el nacimiento y la supervivencia de los cachorros.

La pesca puede capturar accidentalmente a cualquier especie de tortuga. Cada tipo de pesca puede amenazar más a una determinada especie. En el caso de las tortugas pelágicas, como Dermochelys coriacea, son más afectadas por pesquerías industriales como espinales pelágicos (palangres). Las tortugas cabezas juveniles también son impactadas por estas pesquerías. Las tortugas costeras, como Chelonia mydas y Eretmochelys imbricata, son más amenazadas por pesquerías artesanales costeras.

La basura es una amenaza que afecta especialmente a las tortugas verdes juveniles, pero también a los cachorros de todas las especies, ya que pasan algunos años viviendo en alta mar, alimentándose de todo lo que encuentran (omnívoros), y acaban ingiriendo pedazos de plástico como alimentos. La contaminación química y el cambio climático afectan a todas las especies, sin importar edad.

Trabajo con las comunidades de pescadores artesanales.

¿Cómo enfrentan la desastrosa problemática del plástico en el mar?

El plástico en el mar es un problema difuso. Está por todas partes y tiene varios orígenes. La basura que está en el mar seguirá matando tortugas por cientos de años, y por el momento, aún no conseguimos siquiera detener el vertimiento de basura en los ríos y océanos. Es un problema fundamentalmente de educación y de políticas públicas. Exige cambios de comportamiento de la población, en el sentido de reducir el consumo, reducir la generación de residuos, reutilizar y reciclar lo que sea posible. Tratamos el asunto a través de la sensibilización del público en todas las actividades de educación ambiental, tanto en el centro de visitantes como en actividades externas.

¿Los residuos en el mar provienen de los mismos pescadores?

La mayor parte de la basura encontrada en el mar es doméstica, son los desechos de las poblaciones costeras en todo el país. La pesca produce residuos y también contamina, así como las industrias y todas las demás actividades humanas.

¿Cuáles son las principales deficiencias de la legislación vigente en materia de protección de los animales, que no permiten una protección eficaz de las diferentes especies amenazadas?

En el caso de Brasil, tenemos una legislación consistente en lo que respecta a la protección de la fauna. La dificultad básica es la aplicación de las leyes, la poca educación ciudadana, la falta de fiscalización y la impunidad general, que genera una sensación en la población de que no hay necesidad de cumplir leyes. En cuanto a la legislación, todavía hay necesidad de crear muchas unidades de protección marinas, ya que Brasil tiene un litoral bastante extenso y pocas áreas están protegidas.

Campaña de educación ambiental.

¿Cómo se establecieron los vínculos con las comunidades de pescadores de Ubatuba y qué medidas específicas se implementaron para asegurar una mayor protección de las tortugas, teniendo en cuenta que el método de arrastre continúa siendo realizado?

La buena relación entre Tamar y pescadores en Ubatuba fue consecuencia de un trabajo contino de sensibilización y asociación. Gradualmente los pescadores han comprendido que Tamar no busca fiscalizar o limitar sus actividades de sustento, sino que busca desarrollar soluciones en conjunto para un problema que es de todos. En Ubatuba, una encuesta de Tamar mostró que las capturas de tortugas verdes en Ubatuba ocurren principalmente durante el día y que la producción de pescado es mayor la noche. De esta forma, discutiendo los resultados con los pescadores, propusimos que el horario de pesca sea alterado, reduciendo la permanencia de las redes en el agua durante el día. La propuesta fue bien aceptada por los pescadores y ahora Tamar inició un monitoreo para confirmar la aplicación de la medida propuesta. En la pesca oceánica, hemos realizado pruebas con anzuelos circulares, que reducen la mortalidad de las tortugas cabezas en la pesca con palangre. Después de varios años de estudio en asociación con las embarcaciones y empresas pesqueras, se confirmó la eficiencia de estos anzuelos y el uso de los mismos pasó a ser obligatorio.

En relación a la educación ambiental, ¿cuán importante ha sido el museo Tamar en términos de concientización de los visitantes en cuanto al cuidado y protección de las tortugas marinas?

Los Centros de Visitantes de Tamar reciben alrededor de un millón y medio de visitantes anualmente. En Ubatuba, cuenta con el apoyo del Ayuntamiento Municipal y atiende a unos 120.000 visitantes, entre vecinos locales, escolares y turistas. Es una gran oportunidad de discutir los temas ambientales, la biología de las tortugas y la amenaza a las poblaciones y, sobre todo, estimular el cambio de hábitos para minimizar el impacto del ser humano sobre la fauna amenazada. Debido a la presencia de las tortugas en sus exposiciones, los centros tienen la capacidad de emocionar a las personas, además de discutir el contenido necesario. Tamar es un gran centro de difusión de información sobre la biodiversidad, la conservación marina y un catalizador del cambio de hábitos tan necesario para el futuro del planeta.

Educación ambiental en centro de visitantes.